• Laura García

El abrazo añorado


El olor a tierra mojada,

la luz del sol,

la brisa de la mañana

y el calor del amanecer.

Todo eso que te rodea,

y me hace añorar tu calor,

tu sonrisa, tu voz

y tus carcajadas.


Esa carcajada

que contagia y alegra.


Esos colores que adoras

y resplandecen en el patio.


El amor que le das a tus plantas,

hacen que sus colores resplandezcan

más allá de su color natural

y su propio brillo.


Ese toque mágico

que nos falta.

Por que la distancia nos separa,

sin podernos abrazar.

Ese abrazo añorado

que no tan solo me hace falta,

si no que a tus nietos también

les falta ese cariño.


Ese abrazo añorado

se hizo realidad.


Mis pupilas se llenaron de brillo,

como esas plantas de tu patio.

Volví a oler la tierra mojada

y sentir ese contagio de alegría,

de tu risa y de tu cariño,

que tanta falta me hacía.


Me llené de energía

para seguir añorando

ese abrazo nuevamente

que pronto te pueda de nuevo dar.

Cada que vea la naturaleza

me hará recordarte,

soñar con tu abrazo,

tu calor y tu aroma.



Laura García Hernández para PUEBLAYORK